Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Haz click aquí para más información.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurar su uso haciendo click en el botón "Configuración".

La divulgación científica es el medio para conocer mejor nuestro territorio.

Al aire libre y respetando las preceptivas medidas sanitarias se ha presentado esta tarde en la plaza de lo Mercedarios ‘Ciudad Real. Magna y agua’, un trabajo editado por Serendipia y firmado por los geógrafos del Grupo GEOVOL de la UCLM Estela Escobar Lahoz, Rafael Becerra Ramírez, Rafael Ubaldo Gosálvez Rey y Elena González Cárdenas.

Un proyecto que Vinculan a los trabajos de divulgación qué viene realizando el Grupo de Investigación GEOVOL –Geomorfología, Territorio y Paisaje en Regiones Volcánicas– integrado desde su formación en 2007 en el Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Castilla-La Mancha. El libro, comentaba Estela Escobar momentos antes de la presentación, se centra en la localidad de Ciudad Real, dentro del contexto global de la región volcánica del Campo de Calatrava.  Uno de los espacios más “desconocidos”, de ahí el carácter “muy novedoso” de la publicación.

‘Ciudad Real. Magma y agua’ es una recopilación de trabajos y artículos sobre investigaciones que el grupo GEOVOL viene desarrollando desde hace veinte años. Una obra que “plasma la pasión” por los volcanes de este equipo de geógrafos.

La del Campo de Calatrava, recordaba Escobar, es una de las regiones volcánicas más extensas de la península, con más de trescientos volcanes en un área de 5.000 kilómetros cuadrados. Además, se considera activa. Activa, explicaba, es aquella región que tiene erupciones datadas inferiores a los 10.000 años, habiéndose encontrado en la zona de algo menos de cinco mil.

Además de la cantidad y extensión de la región volcánica, señalaba la del Campo de Calatrava cuenta con una tipología eruptiva “muy interesante”.  No quizá desde el punto de vista paisajístico, como pudiera ser el Teide en la isla de Tenerife, pero científicamente es una   región “muy reconocida” a nivel internacional.

La gran singularidad de nuestro territorio son los maares, apuntaba. Un maar es un cráter hidromagmático provocado por una explosión en la que interaccionan agua y magma. Esta explosión genera hondonadas que destacan, por ejemplo, en la morfología urbana de Ciudad Real. Puede observarse en ciertas partes de la ciudad, como puede ser la plaza del Pilar, la zona del Quijote Azteca o los alrededores del nuevo hospital.

Fuente: MiCiudadReal